Saturday, December 05, 2015

CATECISMO DEL PACTO - POEMARIO


01) LA PRIMERA PALABRA ES LO PRIMERO

I

Su primer mandamiento fue: arrepiéntete,
su primera orden fue: arrepiéntete,
su primera instrucción fue: arrepiéntete,
su primera palabra fue: arrepiéntete,
que el reino de Dios está frente a ustedes.
Para ser un discípulo de Jesús de Nazaret lo primero es el arrepentimiento total y lo segundo la conversión absoluta a Cristo. Despreciar el arrepentimiento integral de todos los pecados es: dejar sin efecto el nuevo pacto, fallecer sin nacer, volar sin alas y atado, partir sin haber partido. La primera palabra que dijo Jesús de Nazaret define intransigentemente lo que fue y será siempre lo primero en la militancia del cristianismo de Cristo. En este punto de la Escritura no hay nada que debatir, alterar o negociar. El arrepentimiento precede a la conversión, y la conversión precede al bautismo, obviamente. El primer paso a la cruz es el arrepentimiento de todos los pecados, del estado de pudrición.

Mateo 4:17; Hechos 2:38; Hechos 3:19

II

El arrepentimiento es:
un cambio brusco y voluntario;
vomitar el pasado;
una media vuelta agresiva y radical;
inhumar la carnalidad sin resabios;
extraer todo de la mochila;
el entendimiento de que somos miserables;
el esfuerzo sincero de no pecar más;
llegar a ser un hombre confiable;
confesarle todo al Padre desde el charco;
sentir vergüenza por la condición de tu ser;
suplicar humillado el perdón divino
yendo tras un nuevo proceder.

El arrepentimiento no es:
remordimiento;
sorberse un rito descollante con credibilidad;
una angustia lacerante por el pecado;
tres meses de insomnio y disentería;
un pregón cadavérico prolongado.
Abismante es la brecha
entre arrepentimiento y remordimiento.
Si no te arrepientes, te arrepentirás
de no haberte arrepentido.

Lucas 13:5; Romanos 6:23; 1Timoteo 5:6

III

El viejo hombre es la tenebrosidad,
un desmadre desde todos los ángulos
sin una pulgarada de belleza o sabiduría,
siendo la condenación que todo lo abarca.
La vieja criatura posee un imán membrudo,
se levanta y te acosa desde el primer pestañeo,
es ese enemigo que fue tu infatigable compañero.
El nuevo nacimiento masacra el molde.

02) DIOS

Creador de los cielos, de la tierra, de la energía, del neutrón, del reino animal y vegetal, del ser humano y de todo. Nada es más voluminoso que Él, nadie es más crecido que Él, nadie le hace collera, nada se le asemeja. Todo lo supo de antemano y todo lo puede. Está en todos lados mas no habita en todos los sitios. No posee defectos, puntos grises, bemoles menores, fiascos, anomalías, errores, debilidades, coladuras, chascarros, derrotas pigmeas, anotaciones de demérito, autogoles grandilocuentes o un talón de Aquiles. Sumo Hacedor y Vigilante, nadie ni nada escapa a Su puño. Soberano de todo aquello que ves y no ves. Principio, intermedio y fin de todas las cosas; principio y fin de la escalera, de cada peldaño: la escalera íntegra es de Él, es Él. Amo y Reparador del ofensor. No hay otro como Él, no hay otro fuera de Él. Es: santo y verdadero, fiel y eterno, misericordioso y receptivo, infinito y justo, paciente y tierno, amoroso e inmutable, bondadoso y cortés, perfecto y compasivo. Inescrutable Santísima Trinidad te mueves con ímpetu dentro de nosotros buscando el reencuentro con los hombres alejados y con los que ves parado detrás de la ventana.

Isaías 43:11-12; Isaías 66:1-2

03) EL AMOR

Es puro, purificador, sublime e incontrastable.
No reconoce escalafones, jerarquías o indumentarias.
Se lo sufre todo, por ética, una y mil veces.
Ha redimido a millones y fabrica héroes.
Fue laureado con la agonía y una cruz.
Te libera con ternura de tus traumas
y con un anillo es acaloramiento blanco.
Lleva consigo una vitalidad desmesurada.
Nos soporta y no se rinde en la balacera.
Se descuece de lo propio y aguanta
a un toro bravío, con las manos vacías.
No aprueba el álgebra porque no negocia.
Es incorrupto, contundente, leal y persistente.
Lo perdona todo, al peor de todos, a todos.
Sus oídos no tramitan ni se clausuran.
Sus traslucientes vidrios atienden al desposeído.
No reparte retales, aranas ni peroratas.
Lleva al terreno el sermón, pisa hondo
y no se conforma con la emotividad,
con las bellas y excelsas intenciones.
Cubre errores, horrores y todo lo demás.
Extermina la altivez, el antes de ayer y la apatía,
en todo aquél que levante su mano.
Llora con pena el quehacer nacional
y sin amor eres un limosnero encumbrado.

1 Corintios 13:4-7

04) SU DIVINIDAD

I

Jesucristo es Dios hecho carne,
ateos y herejes lo quieren negar.
Jesucristo es Dios Todopoderoso,
el error no lo puede soportar.

Jesucristo es Dios Salvador,
las tinieblas lo quieren negar.
Jesucristo es Dios Sanador,
el cerebro terco no lo puede soportar.

Jesucristo es Dios Omnipotente,
algunos desdichados lo quieren negar.
Jesucristo es Dios Omnisciente,
creencias terrenales no lo pueden soportar.

Jesucristo es Dios, el Hijo de Dios,
Segunda Persona de la Santísima Trinidad.
Jesucristo es el Dios único y verdadero.
El Espíritu Santo te lo puede confirmar.

Juan 1:14; Juan 20:28

II

En Su Nombre habita toda mediación.
Padeceré por Su Nombre.
Alabaré Su Nombre.
En Su Nombre hay salvación y bendición plenas.
Predicaré en Su Nombre, de Su Nombre.
En Su Nombre levantaré capillas y comedores.
A Su Nombre sean toda la gloria, velas y plegarias.
No hay otro Nombre dado a los hombres y mujeres.
Su Nombre es único y suficiente, totalizante.

Hechos 4:12

05) LA PUERTA DEL CIELO

Es estrecha y con contrariedades, definitiva e indiscutible realidad.
Millones de creyentes trotan al infierno, sólo se acepta insistir con la santidad.
El alma restregada atravesará este portal con unas túnicas sin manchas.
La Palabra a veces es muy dura, en los licenciosos la entrada es más ancha.
El camino de la salvación es angosto: sentencia inmutable.
En la humillación al Nazareno hay redención: precepto invariable.

Mateo 7:13-14

06) ANTAÑO

A pesar del vilipendio el Apocalipsis es un hecho concretado, una crónica antediluviana. La vigilia de guerra es inexorable, sin naderías, sin holganzas. La Revelación se pensó antes de la creación del hombre y del cosmos.

Apocalipsis 1:1-3


07) EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO Y FUEGO

El bautismo en el Espíritu Santo es:
una obra de gracia distinta y posterior
a la de la salvación del alma en sí;
la purificación oficial en el reino de los cielos
de los ya convertidos a Jesucristo;
llenar el estanque de gasolina y antídotos;
un timbrazo peculiar;
no dar más palos de invidente;
quedar maniatado al Padre, con su fuego
carbonizando tus infidelidades y devaneos;
dormir plácidamente la siesta bajo la sombra del Altísimo,
catando la parusía.

El bautismo en el Espíritu Santo
no es la conversión a Jesús,
no es un rito con un obispo adjuntado,
no es un momento emotivo o remilgado,
no son palabras trilladas o famélicas o el bramido
de la creatividad de monseñores acorralados.

Rastreando detrás de las barricadas que ocultan sin antifaces las encrucijadas que los engatusaron, las lumbreras nada valedero intuyen. Se confinaron a elucubraciones haraposas y áridas en relación a esta potente segunda obra de gracia. Algunos religiosos prolijos creen poseer esta vivencia por la sinceridad diaria de sus confeccionados ritos. Otros no se ubican y da la sensación de que nunca asimilarán lo que manuscribo. Otros no atinan ni bromeando y se amostazan. Es frustrante desayunar sin el bautismo en el Espíritu Santo y fuego adentro. La santificación divorcia el éxito de la mediocridad y segrega a los discípulos de Cristo Jesús de:
los creyentes volubles y de los solemnes;
los paganos, encariñados con sus dioses menores;
los engrupidos por los vicarios;
los carnales cómodos o sacramentados;
los sonámbulos y los despistados ad hoc.
Esta segunda obra de gracia es el poderío de la luz admirable ante tanta oscuridad plenipotenciaria gobernando desde el pináculo de esa naturaleza que fue deportada del paraíso, milenios atrás, mediante el libre albedrío.

Mateo 3:11; Tito 3:5

08) LA IGLESIA DE JESÚS NAZARENO

Sentados en una misma mesa con la humanidad sufriente
comparten su sustanciosa comunión con el Redentor.
Ovejas justificadas por el mismo Cordero de Dios, con dolor.
En el tercer milenio continuará la senda de sus orígenes
sin las consolidadas tradiciones que le inyectan cloroformo.
Hermanos de Su sangre. Familia piadosa y pacienzuda.
Una, santa, universal, apostólica, entusiasta y misionera.
Transmitiendo siempre en la misma frecuencia,
comparte con toda alma mortecina el sermón primigenio
sin coladores, revisionismos, muletas, aderezos o añagazas.
Un arrepentimiento, una conversión, una santificación,
una gran comisión, una cena, un perdón y un Señor.
Luz y sal fina en este globo lóbrego y supersticioso.
Ejemplo moral. Una intención, un apellido, una meta.
Sólo acata lo estipulado en la Escritura, sin sobremesas.
Embajadora de un reino de los cielos que sí se ve.
Brazos y billeteras clementes extendidas al prójimo.
Fe, caridad, esperanza, labor social y mente positiva.
No le guiña el ojo a la mundanalidad, no se vende.
Es consecuente y feroz en su pugna contra el pecado.
Cual ameba, la iglesia es un organismo no una organización.
Cristo defiende a su cónyuge con asiduidad y fervor.
Es posesión sagrada, fruto de Su sangre derramada.
La adoptó personalmente, capacitándola con lágrimas,
y dándole una inmerecida polis de sempiterna dicha.

1 Pedro 2:9-10

09) EL GÉNESIS

Dios que siendo santo, trino, eterno y soberano, creó al hombre santo, trino, eterno y libre. La creación del polvo fue sin burocracia y sin peces o simios como intermediarios. La hecatombe del pecado fue la opción calamitosa que dejó como rehén a la raza humana en una cárcava con las brasas como basa. Adán, sin antepasados, recibió la conciencia y el discernimiento de un soplo divino. El encaprichamiento del altanero no lo asiente. Las teorías patizambas ilustradas se encolerizan con la acertada y segura revelación del origen del cosmos y las especies. Con la Primera Persona de la Trinidad vivir una intimidad imperecedera es posible, si eres guiado con arrojo y encogimiento por tu intuición, por tu percepción extrasensorial. Ten un chispazo de sensatez y ruégale al Altísimo una vivienda en su huerto, el primer domicilio. El retorno trae espinas y augurios deslumbrantes.

Génesis 2:17; Génesis 2:7; Salmo 36:7

10) EL INALTERABLE LIBRO DE LA VIDA

Están empadronados los que están asentados y todo el conocimiento y la realidad religiosa existentes no juntarán la tinta para el nombre de pila de uno más. Con su Sangre preciosa se inscribieron gratuitamente y de a uno en el libro de la vida por la eternidad todos aquellos que se humillaron delante del Padre a través del Redentor. No hay más cupos ni contrabando de influjos. La gracia lo mantiene abierto y el fin de la era de la gracia lo cerrará, con picaportes y aldabas insonoras.

Apocalipsis 20:15

11) EL PERFIL DE LA ALIANZA

El ministerio del siervo de Cristo es un convoy.
El plato de comida va delante del testimonio,
el testimonio va delante del sermón,
el sermón va delante de la teología de rodillas,
de la lucha a muerte por la unidad pastoral,
del ayuno por una oscuridad aplastada.

Santiago 1:27

12) SIETE TRINIDADES ESENCIALES

Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo;
el ser humano: espíritu, alma y cuerpo;
el enemigo del alma humana: Satán, el mundo y la carne;
la salvación del alma: arrepentimiento, conversión y santificación;
el alma: pensamiento, sentimiento y voluntad;
el espíritu humano: conciencia, comunión e intuición;
el mal: el diablo, el anticristo y la bestia.

1 Pedro 1:2; 1 Tesalonicenses 5:23

13) AYES

Ay del que no transita por el camino único.
Ay del que encare al Altísimo.
Ay del que aísle al Decálogo fidedigno.
Ay del que no esté pasado al libro de la vida.
Ay de los que cuelan la luz.
Ay del que ensanche la puerta estrecha.
Ay de los olivíferos sin aceitunas.
Ay del que no se emocione sólo con Cristo Jesús.
Ay de los siervos de Dios millonarios.
Ay del que no ore a Dios sólo a través de Jesús.
Ay de los fariseos acaramelados con tradiciones.
Ay de los que adoban el nuevo pacto.
Ay del que no predique de Jesucristo a otros.
Ay del que agrande la manada pequeña.
Ay del que desatienda a la Santísima Trinidad.
Ay del que toree a la castidad.
Ay de los místicos estériles.
Ay del sensual con el padrenuestro como cojín.
Ay del que no busque la llenura del Espíritu Santo.
Ay del que le cante a Cristo y a otros u otras.
Ay del que desuelle a la iglesia.
Ay del que peca descaradamente.
Ay de los viciosos bautizados.
Ay de los carnales tan sonrientes.
Ay de los descreídos.
Ay de los que nieguen la encarnación del Verbo.
Ay del que se desvíe del arrepentimiento integral.

Romanos 7:14-24

14) EL TRUEQUE

Yo te daré:
el Espíritu Santo como chofer personal;
mi perdón y no mendigarás en la intelección;
mi amor que todo lo cubre;
una fe que trasplanta volcanes;
la salvación, y el valladar será de gozo;
un propósito y un reino sin fin;
gracia hasta que sobreabunde;
dones en el servicio público y en el particular;
mi Palabra como manual;
sanidades de disímiles perfiles;
pruebas, y guerrearás maduramente;
mi misericordia y te levantarás otra vez;
bendiciones y una paz blindada.

Me darás tu alma libremente
y todo volverá a la normalidad, al inicio.

No te regalé tus pecados, tampoco los promoví.

2 Corintios 9:8-9

15) LA COPA DE LA AGONÍA

Sintió pavor por la obligación pascual de tener que beberse el pecado de cada pecador, que ya visualizaba. No sentía miedo por la tortura, o por el horror de la crucifixión, o por las deslealtades de sus discípulos, o por las conspiraciones del clero, o por la necedad humana. Su pavor consistía en la obligación pascual de tener que hacerse pecador sin haber pecado jamás: esta era su humillación, sus gotas de sangre. En la copa se depositaron todas las transgresiones y miserias humanas. Jesús tendió a dudar y a retroceder con la idea de hacerse pecado y sufrir el abandono del Padre por esto. Esta era su vergüenza...Y bebió la copa de la agonía, por todos nosotros. Es que separarse del Padre es intolerable.

Lucas 22:42

16) EL VERBO DE DIOS

La Palabra, la santidad, la justicia, el poder, la sabiduría, el amor y el carácter del Dios Todopoderoso, se hicieron carne y hueso. Si nosotros hubiésemos sido gusanos el Verbo se habría hecho gusano. Somos seres humanos, caídos. Por el Verbo de Dios fueron creadas todas las cosas. Fue parido en Belén y habitó entre nosotros con el nombre de Jesús de Nazaret. Su gloria no se desvanecerá. Dios se hizo hombre.

Juan 1:1-3; Juan 1:14

17) LA PRIORIDAD

La opción preferencial de Jesús son los pobres,
los pobres de espíritu, los criminales, los míseros, los abatidos
y los que claman por los más dispares fármacos y favores.
Cristo murió por los indianos e indigentes,
por los sapientes y los cernícalos,
por los descreídos y los frailes,
por los cumbancheros y los cazafantasmas,
por los patibularios y los rumbosos,
por los césares y los próvidos, por igual.
En la historia han sido las clases populares y los repudiados
los que han optado por el Nazareno, siempre receptivo.
La eventual redención de un potentado es compleja.

1 Timoteo 2:4; Mateo 19:23

18) LOS PREGONEROS DE LA SANGRE PRECIOSA

No me abochorno con las parábolas del Maestro, con predicarle del Espíritu Santo al peatón. Placentera me es esta bendita obligación. Me contagié con la fiebre del discipular. Un alma vacía jamás evangelizará, aunque asista a la casa de Dios día por medio rebosante de ritos y de ese misticismo internacional.
El religioso se asusta divulgando la nueva alianza, mas no le da pánico el horóscopo, o el tabaco, o las telenovelas, o el reality, o las mentiras épicas o rendirse a los pistonudos apetitos de la piel, con júbilo. A una misma vez o intercalado ama a Satán y le canta a Dios, con un conjunto folklórico. Los años de circo le pusieron transigente y dúctil. El hijo del mal se aterra con la orden fundamental de entregarle un sermón al descarriado y se entapuja en el baño, retozando. El cristiano de Cristo es un proselitista irremediable con una lengua dominada por el Espíritu Santo. Los corazones tarados no comparten la santa Palabra, son incapaces de llevar un alma a los pies de Cristo. Esa cara de obispo de algunos no sirve de nada.

Romanos 1:16-17; Marcos 8:38

19) LOS ÁNGELES

Ligeramente superiores a los hombres e indignos de recibir besos en la mano o veneración. Mano de obra especializada, consiervos de los redimidos, estafetas y adoradores infatigables del Hacedor.

Daniel 7:10; Mateo 4:11; Juan 1:51

20) EL RAPTO DE LA ESPOSA

Sin imaginártelo siquiera, tu avinagrada ufanía escuchará la profecía por última vez.
Sin sospecharlo tu caja craneana, escupirás con tu desidia el pan de vida, como despedida.
El conmovedor rapto de la iglesia, que viene galopando sin tambaleos, durará menos tiempo que un cañonazo.
Discípulos con corazones bañados al encuentro con Cristo volarán, en un final hollywoodense.
Arrebatados por la mano de Dios, abrazarán en el aire al Señor. Todo sinsabor culminará.
Con el cuchillo de la apostasía los infectados se cortarán las venas por una pesada e irritante perpetuidad.

1 Tesalonicenses 4:16-17; Mateo 24:40-42; Lucas 17:34

21) EL PADRE

Llama a la salvación con afecto. Elige a sus siervos deliberadamente y les da una misión específica, con entrenamiento incluido. Con pleitesía consentimos sus antojos. El Padre es Dios Todopoderoso, Primera Persona de la Santísima Trinidad y la única y suficiente vía a Él es Cristo Jesús. En Él habita la plenitud de la deidad. Todos debemos hacer la voluntad del Padre, a través del Nazareno, en el ministerio del divino Espíritu Santo.

Mateo 6:8-15; Mateo 7:21-23

22) BELÉN

Geografía reflexiva, sobria y austera,
se preparó para recibirlo una vida entera.
Potentes, agresivos y fulgurantes rayos,
exteriorizan intenciones santas y severas.

Es imposible una pizca de sombra
o intentar en algún lugar esconderse.
Enfrentarás cara a cara la señal,
con un interior sincero va a ser fácil convencerse.

La selva fue excluida de la entrevista por petulante,
por carecer de los principios teocráticos básicos,
por ser sensual, imponente y soberbia.
Su peligrosa hermosura es un clásico.

Se ve expectación y tensión en las alturas,
como si fuera a venir un gigante.
¿Qué de especial y prodigioso acontecería
en un poblado minúsculo e insignificante?

De este yerto desierto brotó el Oasis
que dará agua a la humanidad completa.
Cascadas y ríos invisibles satisfacen
la sed del alma más teófoba y violenta.

Miqueas 5:2

23) LA SANA PREDESTINACIÓN

Antes de que yo naciera, Dios ya sabía con certeza todo lo que yo haría con mi libre albedrío. Entonces y sólo entonces me predestinó para la gloria o el suplicio según mi libre elección de seguirle o no, que él conocía de antemano al dedillo. Para la santa Trinidad la historia de la humanidad es un hecho consumado desde antes de la inauguración del firmamento, un capítulo concluido. El corte de cinta fue una formalidad agendada. Anticipó la siega de cada acto, hombre y cultura. Ayer escuchó el noticiero del próximo siglo, con la televisión y todo apagado, y debajo del agua. Ya vio cada juicio final y sus eternas consecuencias hasta en el más insignificante detalle abstracto. Conociendo anticipadamente la libre respuesta de cada alma, Dios selecciona a los redimidos, que ya le habían escogido incondicionalmente, y ordena los acontecimientos en esa dirección. Nadie se cuece por decisión del Nazareno. Como en Dios el libre albedrío no trae sorpresas, predestina entonces a cada hombre sin vacilaciones. Nunca seremos títeres de un Dios que nos invita con ternura a seguirle. Sin tomarse ninguna pastilla antidepresiva, Dios decretó el libre albedrío y no se le movió una pestaña. Si las estrellas, animales y piedras tuviesen libre albedrío también, ningún gramo de su poderío quedaría en jaque. Su Soberanía continuaría intacta y sin sobresaltos, pase lo que pase, porque muy grande es el Señor. Como el Altísimo identificó con antelación a los que van a desdeñar libremente el evangelio, los reprueba y los descarta del libro de la vida. En el Padre, el pasado y el porvenir del hombre y del cosmos ya están impresos y archivados en su antiquísima e inescrutable biblioteca personal desde hace doscientos mil trillones de milenios y un poco más. No escojo mi origen, color, características y contexto, mas sí elijo entre el bien y el mal libremente, entre adorar a Jesucristo o no hacerlo, con el correspondiente e ineludible galardón. Sin acertijos forzados o chantajes míticos, Dios anhela que le idolatremos libremente, con la voluntad rendida a Sus ocurrencias.

Romanos 8:29-30; Romanos 9:25-26

24) LO MÁS DENIGRANTE ES EL ORGULLO

Semilla de la ruindad y del livor,
ideólogo de las injurias a Dios,
delfín de la carnalidad y de la obstinación,
propulsor de las perturbaciones del alma.
Exhorta a las multitudes a desoír la nueva alianza
poseyendo sucursales en cada milímetro no redimido.
Caudillo de la condenación y de la tristeza sísmica,
maestro eximio de la deyección acalorada.
Inspirador de las intenciones abyectas,
armador de las arbitrariedades y las roñoserías.
Si te amarra totalmente no examinarás
la densidad y mensura de tus afrentas y flaquezas.
Dios mira con un catalejo al enaltecido.
La altivez es lo peor.

Isaías 2:11-12; 2 Samuel 22:28; salmo 10:3

25) LA SALVACIÓN DEL ALMA

I

La salvación es casa segura si de Jesucristo no me salgo. Los corazones santos besarán a Dios, los demás pasarán de largo. Perder el alma es espinoso y proceloso, mas el que insista con enjundia en su carnalidad lo logrará. La oveja sin frutos o el hipócrita tenaz, sin oscilaciones se perderá.

II

El que persevere hasta el último día,
el que deje sus tragedias a los pies de la cruz,
el que después de las tormentas siga caminando,
el que vea en la gran comisión una gran comisión,
el que permanezca en pie en la hora postrera,
el que no cuestione los edictos duros del rey,
el que se asquee con el horóscopo y los delitos,
el que cante feliz cuando tiene el agua hasta el cogote,
será salvo.

Marcos 13:13; Hebreos 2:3-4; Hebreos 10:39; Mateo 10:22; Lucas 8:48

26) EN EL TIEMPO POSTRERO

La puerta del cielo se estrechará aún más
en los que aspiren a colegiarse en el reino de Dios.
La puerta del infierno será más embobadora y vasta,
en los que pretendan contornear las tinieblas.

Por gracia, de la religión florecerá
una fracción vital del reino de Dios.
También en la gran religión se alojará
un grandísimo sector del país de las tinieblas.

Como nunca, en inmorales y licenciosos
se derramará el fuego y poderío de Dios.
La gloriosa iglesia del ciclo final
será arrancada del ombligo de las tinieblas.

Piojosos, repelidos y menesterosos,
participarán de los triunfos de Dios.
El Señor acortará esos días evitando así
que su manada pequeña se pierda en las tinieblas.

Los hombres aborrecerán con una robusta prontitud
la presencia y las estipulaciones del reino de Dios.
Muchos creyentes impregnados de pedrerías
heredarán con pergaminos y entereza las tinieblas.

Los líderes y el humanismo puro se mofarán
del evangelio sencillo y puro del reino de Dios.
El mundo se hundirá y se anclará con arrojo
a la normativa dictatorial de las tinieblas.

La pureza motivará chistes y burlas,
lo mismo le sucederá al hijo de Dios.
Terminado todo, Cristo aplastará por siempre
hasta el último rincón del reino de las tinieblas.

2 Timoteo 3:1-5

27)
CONCEPTUALIZANDO LA HISTORIA

Conoce minuciosamente el desenlace de cada persona y emporio desde antes del nacimiento del primer cuerpo celeste, y el tramo que no he vivido desde antes que Adán bailara solo cheek to cheek. La Historia es un caballo amansado y Cristo es su dueño, jinete y veterinario. El hombre escoge libremente entre la exultación o el tormento. A Dios, el libre albedrío no le genera desvelos, llagas en el sistema nervioso o colerinas.
Sin importar en lo más mínimo
las maquinaciones o el positivismo,
los intereses del zar o los besos entre futbolistas,
los bacilos o la demagogia penetrante,
las intrigas lisas o el salto largo olímpico,
el resentimiento almacenado o la estequiometría,
el termógrafo central o el envilecimiento continuo,
la política exterior del imperio o los vaivenes de Popea,
los cogotazos o la cuarta cuerda de la guitarra,
el modus vivendi del materialismo o las cogorzas, al final,
el destino de los acontecimientos están en la cutícula
del dedo meñique de su pie izquierdo.
Pedagogos, pensadores, uxoricidas, onanistas, fatalistas, dogmáticos,
genios, mentores, silencieros y augures se cabecean en vano.

Daniel 2:21-22; Salmo 75:7

28) GLADIADORES DE LA FE Y LA GRACIA

Dejando atrás los reveces,
el redimido pelea cuando galopa y cuando expira.
El embotellamiento no posee argumentos.
No evacuar en esta hora el pecado favorito
es chapuzar en el rojo vivo, descalzo.
En todos los suspiros el Consolador te auxilia.
Cuida tu salvación con temblor y un casco.
Ningún ritual te depositará en las calles de oro.
La carnalidad es un jolgorio de la sevicia.
Arrepiéntete en cinco minutos más, a lo más.
La predicación machacante es un axioma.
Los mundanos no son hijos de Dios.
Dios vomitará a los tibios y los repechajes
y ser un religioso dedicado agrava todo.
El sacramento es un vehículo de la desgracia.
Explosiona esta noche las impurezas de tu ser.
El alma infiel nada benigno legará.
Humillarse a Cristo es un deber con la patria grande.
Consérvate puro, consérvate puro.
La piedad no es un ideal, es una orden.

Mateo 24:13; Hebreos 12:1

29) EL RECONOCIMIENTO

En esa excelsa mañana todos doblaremos las rodillas reconociendo sin jactancias ni tapujos su divinidad, majestad y soberanía. Unos lo harán con orquestas tropicales y los otros arrastrándose como culebras exclamando: ahora creo, ahora sí que creo en Jesús. La redención nos fraccionará en dos, por siempre, concluido el reconocimiento.

Filipenses 2:10-11; Isaías 9:6-7

30) EL ESPÍRITU SANTO ES DIOS

Santificas las almas, nos guías a lo verdadero.
Colmas al pueblo de sabiduría e inefable amor.
Derrites el orgullo duro, nos llevas a Cristo con afecto.
Pulverizas las heces encubiertas, carcomes la ira,
roes el hueso pétreo, consuelas a la grey
y diseminas vocablos oportunos y determinantes.
Utilizando a hombres asistidos por tu infalibilidad
terminaste de escribir la única Palabra hace dos milenios:
brújula intransable del peregrino piadoso y veraz.
Espíritu del Dios Todopoderoso, ardes en mí.
Me fue imposible resistir tu cariñosa invitación
a arrodillarme delante del Padre mediante el Hijo.
Esta era de la gracia la dirige tu ministerio.
Eres fuego incriminador, fuego deshollinador.
Nos recuerdas con pasión el evangelio puro y sencillo.
Buscador incisivo y persuasivo de la salvación personal.
Exhortas al pecador a apreciar la sangre preciosa.
Vicario del Nazareno, en tus alas volaremos al tercer cielo.
Tercera Persona de la divina Santísima Trinidad,
la iglesia de Jesucristo está postrada ante Ti
adorándote y escuchándote sin pestañear.

Juan 14:26; 2 Corintios 2:10-14

31) LOS QUE SON SUYOS

Conoce de inmediato el Señor a los suyos:
a los que se arrepintieron de sus miserias;
a los que leen solamente Su voz
y le siguen sin distorsionar el Nuevo Testamento;
a los que residen en su alquería
sin la tentación de saltar la verja;
a los que no litigan sobre la pureza mínima pedida;
a los adictos al evangelio primitivo;
a los que combaten el pecado ayunando;
a los que poseen un carácter formado por el Espíritu;
a los que predican de Jesús sin encogerse;
a los que desaman la futilidad;
a los que aborrecen la religiosidad popular y el hedonismo.

Conoce el Salvador a los que le cantan sólo a Él,
a los que oran y bailan sólo para Él: los suyos.

Conoce muy bien el Señor a los que no son suyos:
a los que no avanzan en la ruta de la santidad;
a los paganos, supersticiosos y licenciosos;
a los que se encandilaron con tradiciones multicolores;
a los atrapados por sacramentos y ritos bien estampados;
a los que se deleitan con su pecado regalón
con desenvoltura y las velas encendidas;
a los que le agrada ese ecumenismo
sin la Biblia como casablanca y pentágono;
a los empolvados por el romanismo;
a los embelesados con el protestantismo sin fuego;
a los que oran en su espíritu;
a los que nunca compartirán un parágrafo de la Escritura con los idólatras;
a los que postergan con sagacidad y temperamento
la verídica y transformadora conversión a Cristo Jesús;
a los que zigzaguean frente al arrepentimiento;
a los sepulcros blanqueados ordenados y sus palmetazos;
a los que desmantelan o aderezan el evangelio puro.

Conoce Jesucristo, el Rey de reyes,
al desdichado que no le ora sólo a Él,
al traidor que no le canta sólo a Él,
al infame que no danza sólo para Él.

Asimismo distingue también el Señor con pasmosa claridad
a los que no son suyos y actúan como tales, con pericia.

2 Timoteo 2:19; Romanos 6:12-13; Juan 10:3

32) EL CIEN POR CIENTO

Que el cien por ciento de los bailes sean para Jesús
y solamente para Jesús sin excusas, excepciones,
mentiras, sustracciones, adiciones, innovaciones,
inventos o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de todo canto sea para Jesús
y solamente para Jesús sin excusas, excepciones,
mentiras, sustracciones, adiciones, inventos,
innovaciones o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de toda oración sea llevada
a los pies de Cristo y solamente al Redentor
sin excusas, excepciones, mentiras, sustracciones,
adiciones, inventos, innovaciones o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de toda marcha y peregrinación
sean para Jesús y solamente para Jesús sin excusas,
excepciones, mentiras, sustracciones, adiciones, inventos,
innovaciones o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de todos los feriados religiosos
sean para el Señor y solamente para el Señor
sin excusas, excepciones, mentiras, sustracciones, adiciones,
inventos, innovaciones o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de toda sanidad divina
sea adjudicada a Jesús y solamente a Jesús
sin excusas, mentiras, sustracciones, adiciones,
inventos, innovaciones o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de todo milagro sea adjudicado
a Jesús y solamente a Jesús sin excusas,
excepciones, mentiras, sustracciones, adiciones,
inventos, innovaciones o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de toda decisión, reunión y culto,
sean para exaltar a Cristo y solamente a Cristo
sin excusas, excepciones, mentiras, sustracciones, adiciones,
inventos, innovaciones o tradiciones bellas de por medio.

Que el cien por ciento de todo favor concedido
sea adjudicado a Jesús y solamente al Nazareno,
sin excusas, excepciones, mentiras, sustracciones, adiciones,
inventos, innovaciones o tradiciones finas de por medio.

Que el cien por ciento de tu corazón mire a Cristo
y solamente a Cristo sin excusas, excepciones,
mentiras, sustracciones, adiciones, inventos,
innovaciones o tradiciones astutas de por medio.

Que el cien por ciento de las acciones y templos se hagan
para venerar, adorar y cantarle a Cristo y solamente
a Cristo sin excusas, excepciones, mentiras, innovaciones,
sustracciones, adiciones, inventos o tradiciones de por medio.

Que el cien por ciento de toda honra y alabanza
sean para Jesucristo y solamente para Jesucristo
sin patrañas, argucias, adiciones o tradiciones,
por los milenios de los milenios. Amén.

Romanos 11:36; Salmo 34:3

33) LA SANTA Y PURA VERDAD (paráfrasis)

En Él habita la verdad,
toda la verdad
y nada más que la verdad.
Su presciencia es verdad,
su palabra es verdad.

Sin un razonar desde adentro no hay verdad,
sin fe no hay verdad.
El amor es un reflejo de la verdad,
toda justicia comienza por la verdad.

La luz proviene de la verdad,
la felicidad es un brote de la verdad,
la salvación yace sobre la verdad.
Cristo es la verdad.

Juan 14:6; Juan 18:37; Juan 1:14

34) EL CONTACTO EN VIVO CON DIOS

Orar en el espíritu es:
dialogar con el Padre abiertamente,
con las embarradas, omisiones, traiciones y malos deseos sobre la mesa;
barrer mis cuadernos hacia los Suyos;
ablandar el corazón con un garrote, si es preciso;
creerle con avidez;
taladrar cerrojos, baluartes y fortalezas, hasta no ver un ladrillo sobre otro;
vomitarlo todo con demencia;
ser instruido con claridad;
apreciar absorto el rostro de Dios;
un crecimiento boyante en la gracia.

Orar no es:
seguir contemplativos a los truchimanes de negro;
hincarse con excelsa religiosidad y convencerse;
ser estoico hasta en el hastío;
rezar sudando como cenobita sobresaliente;
mirar los párpados por dentro con reverencia;
cruzar los dedos con una estética escolástica;
concentrarse en una imagen con plegarias;
arrodillarse con beatitud o sin arrepentimiento;
rezar espectacularmente bien;
repetir santas palabras con aire de satisfacción.

Dejar de orar al Padre es:
quedarse pegado en la luz roja del semáforo;
ir cavando el sepulcro vehementemente;
ser una carnada para el mundo;
aprender a ser un inepto eficaz, titulado;
perder la brújula; quedar incomunicado;
añorar el cepo; pernoctar con una oscuridad espinuda;
capitular, dormirse en la mitad de la calle.

El teléfono del Padre es línea abierta desocupada las veinticuatro horas del día y sin caras largas. El único y suficiente número se llama Cristo Jesús. Si miras a otro ente te quedas sin claridad. De la charla en el espíritu nacen las medallas. A orar con eficiencia se aprende orando con tenacidad. La neurastenia, la depresión aguda, la colitis, la angustia disciplinada, la derrota inmóvil, la incertidumbre de betón y la demoledora soledad, siempre emprenderán la retirada de las almas ancladas al fogón de la cabina teocrática.

Jeremías 29:12-13; Marcos 11:24

35) ES EL FINAL

Con el metal del tanque se elaborarán arados.
La basura se procesará y no la desparramarán.
Los abogados quedarán cesados y descolocados.
Los bosques se zafarán del economicismo.
Las ballenas jugarán con sus bisnietos.
Las noches clavadas al odio dispar dimitirán.
Los postergados serán una estela de las evocaciones.
La industria de morteros expenderá avisos clasificados.

Adiós a los religiosos con gonorrea moral
que le predican al lujurioso de la virginidad.
Adiós a los impermeables investigadores y catedráticos
que jamás crearon un sorbo de felicidad en los otros.
Adiós a los que disminuyen temporalmente la angustia
a través de las multiformes drogadicciones.
Adiós a los que intentaron torpemente erradicar
el mal del hombre sin el Hijo de Dios.
Adiós a las ideologías que aspiraron a transformar
la necedad refinada en un axioma de fe.
Adiós a Hollywood, a Las Vegas y al Ambrosiano.
Adiós a la moneda y a la cédula de identidad únicas.
Adiós al horóscopo y sus emparentados.
Adiós a los negocios y embolados de Vaticano y sus oblatos.
Adiós a los evangelistas magnates.
Adiós al enriquecimiento de los canallas.
Adiós a la carnalidad fanática estatuida.
Adiós al paganismo de factoría y de licenciados.
Adiós al salario sórdido.

Yo lo canto, yo lo cuento.
Mi vecina fumadora no me cree
y el carnicero ve en mí a un perturbado.
El diputado se ríe cortésmente sin escucharme.
Yo lo canto, yo lo cuento.
Hoy continuamos con esa cultura profética
que va desde Belén a la nueva Jerusalén.

Esperamos ese día con cierta tensión.
La pantalla y los imbunches descenderán a la letrina,
los niños y los leones jugarán juntos a la ronda,
hospitales y cárceles serán museos sin nostalgias.

No se idolatrará a la libertad, no existirá el pozo seco,
los senos se divorciarán de la publicidad
y el único regimiento será el del Redentor.

No se robará con figuras legales insignes
y la celulitis se disipará.
Yo lo canto y lo cuento.

Adiós a la rapacidad del senado.
Adiós a los bigotes que besan bigotes.
Adiós a los hombres con hambre de gloria.
Adiós al mercado de valores inexistentes.
Adiós a las empresas libres de la ética.
Adiós a la globalización de la pecaminosidad.
Adiós a los fines sin principios.
Adiós a la avaricia del acaudalado.
Adiós a los genitales sobre el escenario.
Adiós a los clérigos de la alta suciedad.
Adiós a los teólogos castrados.
Adiós a los claustros y al café con piernas.
Adiós a los políticos cuasihonestos.
Adiós al estupro salvaguardado.
Adiós al humanismo puro y sus aberraciones.

Cielo nuevo y tierra nueva.
Todo volverá a su sitio y el Señor reinará por siempre.
Yo lo canto, yo lo cuento.
Reiré al último, al final del último paso y pasillo.

Lucas 19:10

36) EL ARCA DE NOÉ

Se les comunicó en todos los tonos y escalas,
se taparon los oídos con argamasa.

Se les advirtió por lustros con grafiteros,
se doblaron descuajeringándose.

La predicación fue insistente como beso de novio,
los sarcasmos de triple sentido endoselaron las piedras.

Noé lo vociferó a todo ser con un pabellón auricular.
No cedieron ni por un instante, ni por fisgar.

Sorpresivamente el pluviómetro telegrafió desconsolado
y el pánico se apoderó de cada contorno.

Las represas de nubes optaron por no parar
ni para un coffee break. Cundió un terror eléctrico.

La turba golpeaba con salvajismo la puerta del arca,
Noé era un marinero sordomudo.

Llegaron fuera de plazo a los ruegos del patriarca.
El final fue de espanto, de mucho buceo y crol.

El arca abre su puerta y escotillas nuevamente,
y otra vez se propaga la santa Palabra, el pacto nuevo.

Y otra vez se burlan desfachatadamente, del nuevo Noé.
Ahora con más brusquedad y una mejor tecnología.

Mateo 24:37; Hebreos 11:7

37) EL ADORABLE

Los magos se postraron delante del niño regalándole oro, incienso y mirra. Oro porque era el rey de reyes que traía un reino sin cerrojazos, con tristuras sólo en el debut; incienso porque era el Dios encarnado cumpliendo la razón de ser de la Escritura, reconstruyéndonos una sambuca al edén; mirra porque era un ser humano, el cordero del sacrificio, el estrangulador de la muerte. Dios, rey y hombre. Que todas las advocaciones y caminatas sean para él y solamente para él, el adorable, el único adorable, lo único adorable. Adoremos a Jesucristo atrevidamente, perennemente.

Mateo 2:11; Mateo 14:33

38) LAS CARTAS SOBRE LA MESA

I

Cuando la ciencia, los imperios, las ideas, los sacramentos, las religiones, los gobiernos, las culturas, los rituales, los mitos, las instituciones y las tradiciones se desmoronen, sólo Jesucristo quedará en pie, impertérrito.

Apocalipsis 19:16; 1Timoteo 6:15

II

Lo infinito, la perfección, lo inconmensurable y la eternidad son los cuatro puntos cardinales. La gracia es el medio y el Crucificado la vía.

Deuteronomio 29:29; Juan 13:7; Juan 16:12

III

Lo absurdo ahora puede ser racional,
lo ilógico es muy obvio,
la desgracia es gracia,
lo anormal se llena de cordura,
lo feo es reluciente y dotado de hermosura,
lo que es imposible ahora es posible, al fin.

No hay fronteras, no hay dudas.
La eternidad es el pan diario.
Lo que era imposible es parte del pasado.

Lucas 1:37

39) HOSPITAL Y LAVANDERÍA

Era el remedio de los apóstoles, de los Doce. Por sus llagas fuimos curados. La oración de fe en Jesucristo da de alta al afligido. El diablo es el trazador de todo mal, carga, atadura y enfermedad. No todo achaque se origina en el pecado, mas fue parida en el huerto mancillado. Todo oprimido puede ser liberado. No hay demonio, por copetudo que sea, que no pueda ir al paredón a la brevedad. Una palabra de Jesús genera poder para liberarte, sanarte o levantarte. En el madero se apiló el mal. La sanidad y la liberación divinas son elementos indispensables e insustituibles del nuevo pacto y demuestran que el evangelio es potencia en vivo y no palabras. Son las pruebas irrefutables de la ruta fidedigna. No existe el sufrimiento inextinguible. Derrama tus lágrimas de cocodrilo delante de Cristo y ruégale por esa bendición que anhelas. Hazlo con una fe, obediencia y perseverancia ilimitadas. Jesucristo salva, sana y libera.

Mateo 8:16-17; Marcos 16:18

40) SU RESURRECCIÓN CORPORAL

Jesús de Nazaret a la muerte venció,
hecho histórico sin precedentes.
Resucitó al tercer día y nadie le empatará.
Para Él no fue sorprendente.
La tumba quedó vacía, el asno no lo va a aceptar.
La boca sigue abierta, no hay rastros:
la muerte no lo derrotó.
En Él no es ético improvisar.
Peritos con lupa buscan el cadáver,
jamás lo encontrarán, ni en un maizal.
Ascendió al cielo, la muerte fue pisoteada.
Para Él no fue sobrenatural.

Mateo 28:6-7; 2 Corintios 4:14; 2 Timoteo 1:10

41) SATANÁS

Enemigo perpetuo de Cristo, rebelde con causa.
Con los días contados, trabaja sin pausa.
Socio de la carne y del mundo,
contrincante de tu alma.
Amo de las bajas pasiones, los líos no desarma.
Príncipe de las tinieblas, del reino del mal.
Roba, mata, tima y daña: odia la moral.
Está condenado sin vuelta
y apetece tu compañía en el infierno.
Billones le flanquearán, el tremebundo castigo es eterno.
Autor del pecado, fabricante de la soledad.
No ama a nadie, detesta la santidad.
Padre y coreógrafo de la mentira,
usa disfraces aguileños y discursos.
Diseñador gráfico del dolor y de la terciana,
para destruir toma el mayor de los impulsos.

Ezequiel 28:13-19; 1Pedro 5:8; Lucas 4:8

42) DE LOS ÚLTIMOS ACONTECIMIENTOS

Escaparemos de la gran Tribulación,
mas no de las pruebas y tribulaciones.
El arrebatamiento arribará en el momento preciso,
el que insista en la fe no relamerá más dolores.

Tres años y medio serán de prosperidad y paz,
en los otros tres años y medio prevalecerá la maldad.
El anticristo reinará antojadizamente, con su clero.
Los redimidos no verán esta insuperable crueldad.

Satanás reunirá a su postrero ejército
en la gran final de Armagedón.
En el otro lado estará el Nazareno victorioso.
El diablo solfeará su última canción.

Sobre caballos albos en el aire
la iglesia triunfante se vestirá de blanco.
Son las bodas del Cordero.
El banquete es de los santos.

Mil años gobernaremos con Jesucristo,
sin los influjos del mal.
Todo será ordenado y restaurado.
Cada uno ocupará su lugar.

1 Tesalonicenses 5:20; 2 Crónicas 36:16

43) LA MEDIA VUELTA

I

Corazón sin horizontes, amarrado a un sentir ajeno.
La amargura es la cabecilla, sonochar sin sol es veneno.

La tierra es un tango, el tango es popular.
El tango es triste, la tristeza es popular.

En el baúl de las reminiscencias guardo una lexicología de lágrimas,
resultancia de una lógica fatal. El desencanto no son ánimas.

El pecado es una jaula que me llevará a la condena.
Voy de tumbo en tumbo, obviamente soy anatema.

Cada uno hace lo que quiere, cuna de la soledad.
El cuerpo lo aguantaría todo, el alma no le puede acompañar.

El interior pide amor, la carne pide pasión:
ambas son enemigas. Estás frente a una substancial decisión.

Resido en los bajos fondos, la podredumbre es espiritual.
No estoy en condiciones de comprar una pavesa de santidad.

El camposanto dilata mi comparecencia, la desobediencia fija mi suerte.
La indiferencia es la predominante, por verme está la otra muerte.

Alma sin rumbos, conducta sin fronteras,
carnalidad sin frenos, a ese mal corro como pantera.

El llanto es fértil cuando riega la esperanza,
el ser encuentra su sentido, el reino de los cielos avanza.

II

Me puse en la palma de Cristo. Renuncié a mis pensamientos
y le cedí mi voluntad. De Él vienen mis nuevos sentimientos.

Los fantasmas detrás de las sombras no aparecerán más,
el Espíritu se los llevó de viaje al impresionante fondo del mar.

La máscara cubría mi calavera, daba pasos de sonámbulo.
Vivía en laberintos impredecibles. Hoy analizo todo desde un nuevo ángulo.

2 Corintios 5:17; Mateo 18:3; Salmo 51:10

44) EL PESO DE LAS OBRAS

La salvación es por la fe en Jesucristo.
Las buenas obras son la carambola de una fe repuesta y corriente.
Estas rugen mi salvación personal.
El pan al hambriento y la medicina al enfermo
son las manifestaciones usuales de una fe en Cristo común, sana.
La fe sin obras no es fe, es guano ígneo.

Santiago 2:24-26; Mateo 25:35-36

45) LA SANTIDAD

Apartado por Dios, siendo desterrado del mundo y de los apetitos de la piel. Procedimientos pulcros y sensibilidad social. Lengua, manos y pies aseados por la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Renacido por Jesucristo, siendo un perno solazoso de los designios del Padre. Filibustero con el delirio extrínseco, adalid del crecimiento interno. Separado por Dios, recalco otra simetría. Excluyendo los eufemismos, las evasivas, las gambetas, los atajos y los circunloquios, Dios demanda santidad. Un Dios puro precisa de un pueblo puro. Idólatras y mundanos se quedan afuera, también los profesionales de la homilía.

Hebreos 12:14; Mateo 5:20; 2 Corintios 6:17

46) LA SANTA CENA

Es la ocasión creada para intimar con Él,
charlando del acmé de lo humano y de lo beatífico.
Nos alineamos con su sangre y su cuerpo.
Comulgamos en memoria de Él.
Nos adentramos en su pasión, en su divinidad,
en la cruz, en el actual pacto, en el enjabonado.
El corazón cepillado cenará, el manchado agravia.
La santa cena es la segunda y última ordenanza.

Mateo 26:26-28; Juan 6:53

47) GRACIA Y MISERICORDIA

Gracia: me enriquece el Señor con lo que no merezco: nada merecemos.
Misericordia: no me da las zurras que si merezco, y con creces.
Crecer en la gracia divina es el lema de la integridad de cada minuto. Abusar profusamente de su misericordia es el mandato de mi debilidad, que sojuzgada peregrina hacia la dichosa extinción. En la necrópolis empezarán las carcajadas imperecederas. Por su benevolencia no recibo el tormento como capital y sí una finca perenne, de abolengo, impermeable. Empapado hasta el sombrero de su compasión, dibujo hoy en mi alma rescatada la silueta de la gloria que viene al galope apurando el tranco y fisgando el reloj. En la madriguera de la gracia acaricio con efusividad el imán de la misericordia, abanicándome en medio de ese trance enviado que derretirá un poco de mi altivez, enraizada con hormigón. El estado de gracia trae kilómetros cúbicos de misericordias y bendiciones con dedicatoria, desfilando hacia mí en locomotoras sumisas.

Hebreos 4:16; Salmo 103:17; Lamentaciones 3:22; Joel 2:13;
Romanos 5:20-21; Efesios 2:7

48) SON DOS LOS PEREGRINOS

Peregrino de la gracia, peón de Su voluntad.
Perseverante en la santidad, en la solidaridad.
Predicador incorregible del evangelio puro,
testimonio viviente de fe y convicción.
Feudatario de Su misericordia, de su generosidad.
Todo un prosélito del Señor de señores.

Peregrino de la carne, de la mundanalidad.
Amigo de los deleites temporales, de las impurezas.
Encepado por alguna baja pasión,
por alguna patraña o por la religiosidad refulgente.
Altanero, antojadizo y un apático de lujo
con los ensordecedores gritos del Espíritu Santo.

Daniel 12:2; 1 Reyes 18:21; Lucas 16:13; Josué 24:15

49) EL TERCER CAMINO

El primer camino es un bungalow en el cielo,
el segundo camino es el centro de la tierra.
El tercer camino es el horizonte que los uniría.

El primer camino es fuego,
el segundo es hielo.
El tercero es ecumenismo popular.

El primer camino es agua pura,
el segundo es agua servida.
El tercero es una combinación entre los dos.

El primer camino es el de la manada pequeña,
el segundo es una muchedumbre de creyentes.
El tercero suele ser mayoría total.

El primer camino es de consagración a Dios,
el segundo es de fetichismo y desenfreno.
El tercero es un equilibrio ameno.

El primer camino es de pulcritud y gracia,
el segundo es de inverecundia y prostitución.
En el tercero hay más democracia.

El primer camino es de Jesucristo,
el segundo es el de Satanás.
El tercero es la mezcla ideal.

Es inamovible el final de los dos primeros caminos.
El tercero es el favorito del infierno.
Dios evacuará a los tibios a una horripilante eternidad.

Deuteronomio 30:15; Apocalipsis 3:16; Deuteronomio 30:19; Éxodo 32:26

50) LA TRINIDAD DEL HOMBRE

I

La carne no se regenera
y siempre es una contrincante brutal.

La piel de una santo y la de un disoluto es la misma.
Las expresiones de la carne deben sucumbir.

El pecado separa al hombre del Creador.
La iglesia es la suma de las almas redimidas.

El silvestre cuerpo sólo se someterá
a un alma repleta del Espíritu Santo.

La voluntad, que mora en el alma,
es la que elige a quien vas a alabar, saltando.

El gozo del Señor se recepciona en el espíritu:
sentimientos y pensamientos habitan en el alma.

La fuerza de la Palabra es tal, que divide
el alma de tu espíritu y te delata.

Con el alma nos anclamos a la tierra,
la carne no vislumbrará el chalet del Padre.

Si tu resucitado espíritu gobierna tu alma,
estarás viviendo en la santidad solicitada.

El pecador une el alma con su carne,
la comunión con Dios es a través del espíritu.

Lo normal es que el Espíritu Santo
y el espíritu humano se fusionen hasta ser uno.

La melancolía y las derrotas habitan en el alma,
la adoración y las victorias en el espíritu.

La carne y la redención no se toleran,
la cruz clavó su mirada en el espíritu.

El alma es la que peca y se condena.
Cristo es redentor de almas.

Que la Santísima Trinidad guarde tu trinidad:
espíritu, alma y cuerpo.

El espíritu es el cielo, la carne es tinieblas.
El alma determina libremente su futuro hogar.

Que tu trinidad adore a la Trinidad
hasta el último día de esta parada.

II

La naturaleza del alma es muy diferente a la de la carne y del espíritu. La carne es la cáscara y un problema. El trayecto del mendigo de Dios se circunscribe a su alma, errante. El goce pleno mora en el espíritu. La potente y eficaz Palabra se estacionará en el último estancamiento de tu interior caído exhibiendo en una vitrina todas tus fecas. Con el espíritu acariciamos al Señor, con el alma acariciamos la tierra, la carne no catará el tercer cielo. Por la libre decisión del alma, es el espíritu el que se despierta y se regenera, abriéndole el portón de par en par a la gracia divina, a la obra de la Trinidad. El corazón es el alma, su reflejo, en donde se albergan en una u otra dirección los pensamientos, sentimientos e intenciones, o la mentalidad, emotividad y voluntad.
El alma piensa, siente y decide.
La intención genera el pensamiento, el pensamiento genera los actos y los actos te aúllan en que reino moras.
Cristo traslada tu alma de un reino al otro, el Espíritu Santo la santifica.
El alma anhela en vida separarse del cuerpo
residiendo por siempre en la casa del Padre.
El espíritu es espiritual.
El alma irredenta es sensual, mentirosa y orgullosa.
La carne es física.
El cuerpo es el embajador ante el mundo material,
el espíritu es el embajador ante Dios.
El espíritu y la carne están engomados al alma.
El alma es espiritual y terrenal.
Mediante el alma, eje de la trinidad humana,
el espíritu someterá al cuerpo.
El aliento de vida divino pasó a ser el espíritu humano.
Los ángeles son espíritus y el hombre un alma viviente.
Es el alma la que se redime mediante una voluntad que se rinde, por el arrepentimiento, a Cristo. Si al alma la gobierna el espíritu resucitado el creyente es un santo. El irredento se subordina a los caprichos de la cáscara, del mundo y del diablo. Dios vive en el espíritu, la individualidad en el alma y los sentidos en el cuerpo.
En el alma tengo consciencia de mí mismo,
en el espíritu tengo consciencia de Dios
y en la carne tengo consciencia de lo material.

1 Tesalonicenses 5:23; 1 Corintios 6:15; 2 Corintios 6:16

51) EL ORIGEN DEL ALMA

La arcilla es negra, el viento de Dios es albo. De la fusión de estos dos nace el alma. El trino hombre entonces fue un espíritu blanco vivo y santo, arcilla oscura subyugada y un alma pura, con libre albedrío. Con la caída de Adán el espíritu humano se durmió y la raza humana se condenó. La carne es una causa perdida e inconfesable. El alma optará por la sangre preciosa o por el pozo abismal sin ventilación. Cuando el aliento de vida golpeó la carne, nació el alma.

Génesis 2:7; Ezequiel 37:5; Job 32:8

52) EL CRISTIANISMO NORMAL

Sólo a Cristo cantamos, bailamos, veneramos, alabamos,
escuchamos, obedecemos, servimos, oramos, seguimos,
miramos, invocamos y adoramos.
Sólo Cristo Jesús salva, sana, intercede y media.
Sólo por Cristo vivimos, luchamos, peregrinamos y morimos.
El Padre le envió y el Espíritu Santo le ratifica
en cada milésima y milímetro.
En Jesucristo descansamos fiados, bajo el sauce llorón.

Colosenses 2:9; Hebreos 1:3; Romanos 9:5

53) LA RELIGIÓN VERDADERA

La santidad personal y la solidaridad son los brazos de un mismo individuo, que nunca ha sido ni será manco.
La pureza y la misericordia son los dos ojos de la luz,
que nunca ha sido ni será tuerta.
La devoción al Salvador y la colaboración social son dos conductas
que nunca han sido dos;
nunca se han despegado, ni temporalmente.

Santiago 1:27; Miqueas 6:8; Marcos 12:33

54) VOLVER A DIGERIR LO VOMITADO

La puerca, la puerca lavada, la puerca lavada por la sangre preciosa, vuelve a revolcarse en el cieno, una y otra y otra vez. Mejor le hubiera sido no conocer la redención, que después de haberla saboreado, volverse atrás, como tantos. Los puercos lavados rebeldes y obstinados perderán su alma para siempre, por insistir en mantener el cogote en el lodo. Muchos discípulos vuelven atrás y ya no andan con el Señor: otros son de los que no retroceden. Perseverando hasta el final se preserva el alma. Es muy difícil extraviar la salvación del alma, mas algunos tercos lo logran, apegándose a la concupiscencia con una tenacidad que no es envidiable.

2 Pedro 2:21-22; Juan 6:66-67; Hebreos 10:39

55) RADICALISMO

Camisas níveas planchadas,
lámparas con aceite.
Discípulo de Jesús o nada.
El justo por su fe vivirá.
El que pelee hasta el fin será salvo.
Redimido o nada.
Dos reinos, dos alternativas, una decisión.
Un sí rotundo a Jesucristo o nada.

Mateo 5:48; 2 Corintios 13:11; Juan 6:67

56) JESÚS DE NAZARET

I

Enteramente Dios y enteramente hombre.
Nació en un pesebre de una virgen María
concebida por obra y gracia del Espíritu Santo.
Segunda Persona de la Santísima Trinidad,
único mediador entre el Padre y el transgresor.
Todo en Él es perfecto y divino amor y santidad.
Amo y único Redentor de toda la humanidad,
imagen visible del Dios invisible,
anfitrión del reino de los cielos, pan de vida,
agua aseadora, buen pastor y luz admirable.
Mató a la muerte y triunfó sobre el mal.
Lo inimaginable se hizo palpable.
Sanador y Restaurador de lo imposible,
libertador de los cautivos y oprimidos,
Rey de reyes, Señor de señores
y encarnación del Dios Todopoderoso.
Su conducta fue impecable e irreprochable.
No hay otro digno de canciones y plegarias.

Juan 1:14; Juan 14:6; Mateo 8:27; Colosenses 1:15

II

Despreció sin vacilaciones:
el aplauso ciego de las multitudes;
una jugosa cuenta corriente en Suiza;
ser un militante de la masonería o de la aristocracia;
acceder a la Casablanca, al lobby;
ser un best seller;
el fundar una organización religiosa u otra;
un acuerdo de última hora que lo librara;
una casa de veraneo en el Mediterráneo;
las coronas y prebendas de la tierra.

Juan 19:30; Lucas 2:7

57) ESTADO DE GRACIA

Soy lo que no fui.
Fui, y no quería ser.
Lloré por lo que fui,
sufría por no poder ser.
Fui lo que no soy.

Hasta que fui lo que soy:
soy lo que nunca fui.
Ya no seré lo que fui,
soy lo que quiero ser.
Soy, lo que debí ser.

Efesios 2:5; Romanos 3:24; Tito 3:7

58) LA BIBLIA

Es completa: no le falta nada, no le sobra nada.
Única y suficiente Palabra de Dios.
No hay más Palabra de Dios.
No hay otra autoridad teológica en el orbe.
Fuera de la Biblia no hay revelación divina.
Agregarle una tilde es intoxicarla despiadadamente
y desvalorizarle un concepto es notable perversidad.
Disímiles degenerados la acomodaron con picardía
a propósitos religiosos bien definidos, predefinidos.
Equipada con todo lo necesario para que dances de gozo;
no requiere de interpretaciones ingeniosas,
fragmentaciones invalidantes, aliños o aditivos.
Es normativa, infalible, invulnerable y final.
Ha transformado e instruido a millones de hombres.
Es el libro más leído, comprado y regalado.
El escritor sagrado sólo fue un lápiz ungido.
El Autor intelectual y fiscalizador de cada letra
en esta definitiva e irrevocable Revelación
fue la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.
El tintero se quedó vacío porque nada se le olvidó a Dios.
Todo lo demás es religión hueca o tradición mutilante.

Proverbios 30:5-6; Deuteronomio 12:32; Salmo 12:6; Salmo 119:105

59) SANGRE PRECIOSA

Sangre divina, sangre real, sangre única, sangre pura, sangre suficiente,
sangre irrepetible, sangre de la alianza, sangre del Cordero.
Derramada una sola vez en la santa cruz por la redención completa
y definitiva de todos los pecados de toda la humanidad.
A los cimientos del mal remecieron y molturaron sus glóbulos.
La sangre de Adán fue descartada de Su sangre.
Clavos y sangre, cruz y muerte,
infierno y resurrección, victoria y alborozo.
Sangre coronada, sangre preciosa, sangre de Jesús.

1 Pedro 1:18-19; 1 Juan 1:7; Mateo 26:28

60) EL DÍA DEL SEÑOR

El Señor resucitó un domingo
y en este día se reunían a partir el pan.
No seamos intransigentes,
mas santo es el día del Señor:
el domingo.

Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2; Apocalipsis 1:10

61)
LA CONFLAGRACIÓN CONTINUA

Jesús de Nazaret vino a deshacer:
el paganismo versado del catecismo romano;
las desviaciones sexuales y la ira tejida;
la soberbia y las luxaciones del corazón;
la sensualidad rigurosa y los vicios jacarandosos;
el ateísmo consagrado y los timos de los beatos;
la avaricia del devoto y el racismo con espuma en la boca;
la indiferencia grotesca y el hedonismo con luz verde;
la explotación de los trabajadores y el sadismo terso;
el robo legal y la blasfemia razonada con tragaderas;
la frivolidad institucionalizada y las redes del mal;
el protestantismo cínico y las decadencias a granel.

Los espíritus malignos adquieren jurisdicción sobre las almas esqueléticas. El ayuno combativo incesante lo voltea todo. Apartándose de los respiros prolongados lacerantes, con sus pertrechos y sin una bandera blanca, el soldado se involucra en una guerra ya ganada.

Efesios 6:11-13; Santiago 4:7; 1 Tesalonicenses 5:8

62)
LA ASCENSIÓN DEL SALVADOR

Posterior a la resurrección corporal
ascendió al cielo y fue recibido por el Padre.
Desde allí sólo él intercede por nosotros,
sentado a Su diestra.
Esta verdad no es un enjambre.

Marcos 16:19

63)
LA SEPARACIÓN DE DIOS

El pecado es:
una transgresión voluntaria;
un insulto a Su presencia;
errar el blanco;
optar por la desobediencia;
desestimar el arrepentimiento;
bailar con guitarras en el barro;
anhelar cualquier grammy de las tinieblas;
taparse los dientes con sarro;
rechazar el sacrificio de la cruz;
rehusar la sangre preciosa;
querer tapar la oscuridad con una mano;
trabajar con empeño por una cosecha tormentosa;
pasión incontrolable;
poseer un espíritu de rebeldía;
sinónimo inequívoco de perdición;
aplaudir las más afrentosas tonterías;
actuar como un indomable;
aprobar el error moral;
una postergación insólita;
un fallo adverso en el juicio final.

Romanos 6:23; 2 Pedro 2:13; Lucas 6:49

64) LA HUMILDAD

Negarse a sí mismo es:
dejar de opinar, perdiendo todo poder de decisión;
obedecerle con la lengua tiesa y la cerviz inclinada;
acatar, excluyendo los rezongos y cuestionarios;
morir cada día lentamente, hasta perecer en Él;
estar siempre listo en calidad de último recluta;
renunciar a los bienes y al razonamiento descarriado;
poner al Espíritu como chofer de tu voluntad rendida;
no injerir en la construcción de tu futuro;
acribillar la altivez con los principios evangélicos;
esperar sumiso la prueba y la prosperidad;
aceptar que eres el vasallo de una monarquía absolutista;
doblegarse delante de Cristo llueva o truene;
ser un paradigma del sometimiento a la buena nueva.

Mateo 11:29; Salmo 147:6; Lucas 9:23

65) LA CRUCIFIXIÓN

Murió por todos los hombres, no se le olvidó ninguno.
Rescate para todos los pecadores, no obligó a ninguno.

Su amor fue desbordante, por su sangre preciosa fuimos salvados.
El calvario nos reconcilió, por sus llagas fuimos curados.

Sufrió para que yo no sufra, murió para que yo no muera.
Se hizo pecado por mi pecado, resucitó para que yo resucitara.

Su perdón borró mi historial por medio de la santa cruz.
Inocente que pagó mis culpas. Sólo la santa cruz genera luz.

Efesios 1:7; Gálatas 2:20; Mateo 28:5

66) POR CONVICCIÓN

No es por emoción, o por evitarme el hades, o por figurar, o por congraciarme con las gradas, o por el qué dirán, o por seguir la corriente, o por sentimientos nobles, o por la taquilla, o por los gatuperios de la conciencia, o por pavonearme, o por sumar puntos, o por mejorar la imagen, o por juntar agua en mi molino, o por si acaso.
Sirvo al Redentor por convicción.
A un jornalero del Espíritu Santo no le importan el frenesí, los abucheos, las mayorías abrumadoras, los halagos, los rostros cítricos, el cortejo de apostasías o las palmaditas en la espalda de los maquiavélicos fariseos modernos. El jornalero sirve al Hacedor por convicción.
Sé en quien he creído, sé en que he creído; sé a quien oro, a quien le bailo; sé lo que profeso, a quien adoro.
En el lacayo del Padre, que escucha una sola voz, los titubeos fenecieron y el pretérito no existió. El vasallo de Dios no tolera amparos que no provengan sólo del Espíritu Santo. El discípulo fiel consiente sólo mirar a Jesús.

2 Timoteo 1:12; Salmo 31:5; 1 Pedro 4:19

67) BAUTISMO EN LAS AGUAS

Parece ridículo que se repita en tantas charlas, con tantas morisquetas, mas hay necios, doctos en religión algunos, que no lo captarán porque así lo dispusieron, gélidamente. Aunque se les explique con dibujos animados, juguetes didácticos, rondas infantiles o con una faca, se cierran como un calabozo estalinista. Jesús enseñó con peras y manzanas un proceso que es a prueba de mastuerzos, con las palabras a utilizar y en que momento hacerlo. Mentes entenebrecidas examinan y examinan, leen y leen, repasan y repasan, hasta no comprender, deliberadamente. El recapacitar con franqueza, les traería el bombazo de la salvación del alma. En el santísimo reino de los cielos la única apertura es el arrepentimiento total, la conversión consciente a Jesucristo es lo segundo, el bautismo en las aguas, por inmersión, es lo tercero, es lo tercero. Centurias de erudita terquedad. No te lo recitaré otra vez ni con Bach en vivo. Esta ordenanza, patrocinada por el Espíritu Santo, no acepta postres, pillerías o cambios de lugar. La obediencia al Salvador es directa y no se toleran argucias o genialidades. Un ignaro pudoroso comprende en un santiamén que el bautismo es posterior a la conversión, siempre. Aves de rapiña ilustradísimas aprueban cercenar el mensaje original, aunque usted no lo crea. El que acepta a Cristo como Señor y Salvador después es bautizado en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Hechos 8:37-38; Hechos 9:18; Marcos 16:16

68) EL ANTIGUO TESTAMENTO

El Antiguo Testamento es Palabra cumplida no Palabra abolida.
Poderoso mensaje divino hoy, con vivencias y enseñanzas vigentes.
Las lecciones y los mandamientos son eternos.

Mateo 5:17-18; Lucas 21:33; Salmo 111:7

69) EL SERMÓN DEL MONTE

Carta magna del reino de Dios.
Fundamento de la nueva alianza,
base de la consagración demandada,
punto de partida y de llegada del discípulo
y principios definitivos de la redención.
Este sermón del monte es el alma del glorioso evangelio.

Mateo 5-6-7

70) EL ANTICRISTO

Venerarán a la degeneración y al falo como dioses coactivos.
El hombre divinizará al hombre y las miserias humanas constituirán motivo de culto.
La ceguera vivirá sus mejores años y a la criminalidad se le considerará una alteración mental.
Billones de bebés talentosos no verán a su madre y definirán al lesbianismo como una alternativa magnánima.
El ano será politécnicamente una vagina.
A Cristo se le apartará de toda entidad, a la Biblia se le desechará con ira, la indigencia espiritual batirá todas las marcas y los falsos profetas harán nata.
A Sodoma la declararán un monumento a la tolerancia y el pecado dejará de ser pecado convirtiéndose en un chiste popular.
Políticamente, no existirán el bien ni el mal.
La ciencia subirá a los altares, al púlpito, y la fe se subordinará a una razón deificada.
El psiquiatra es un semidios, el libertinaje un ídolo, la moral una asignatura arqueológica y la tecnología lo controlará todo, a todos.
Al Espíritu Santo lo ridiculizarán y a la sexualidad normal la atacarán con nitroglicerina.
El alma humana se congelará hasta lo impredecible.
Con tesón, el religioso colaborará en la ruina espiritual.
El humanismo triunfará íntegramente.
Todas las religiones mirando al papa romano, la fe ya no le discute a la razón, un solo sistema de vida y de muerte, una cédula planetaria de identidad, una personalidad, una cultura, un menú.
Cesaron el capitalismo y los sindicatos, las revueltas y las refunfuñaduras.
La redención es una quimera adulterina, las guerras y las invasiones concluyeron.
No hay inflación ni cesantía, ni hambre ni pasaportes, ni mendigos ni aranceles, ni enemigos ni nacionalismos.
El heroísmo militar es un absurdo, los ideales son una cripta, los soñadores vagan errantes y la santidad es menospreciada con ardor.
Al fin libres de los Diez Mandamientos.
La coronación del humanismo es total.
Un solo poder político, económico, religioso y militar.
Una sola ideología mundial: el humanismo, siempre vacío, sensual y rapaz.
Si la mentira es parte del ser humano, postrémonos ante el hombre tal cual es.   
El evangelio es una reminiscencia y la desdicha un dogma planetario asumido.
Que bello es este día.
La plataforma estará preparada para un gran gobierno mundial: el último, lo último.
El anticristo entrará en escena de un brinco entre vítores, aplausos, lienzos, holgorios y tinieblas.
El humanismo puro triunfó totalmente, temporalmente.

1 Juan 2:18; 2 Pedro 3:3; Lucas 18:8

71) LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Dios es uno, Dios trino es uno,
bendita Santísima Trinidad.

El Padre es Dios Todopoderoso,
el Hijo es Dios Todopoderoso,
el Espíritu Santo es Dios Todopoderoso.

El triángulo se compone de tres lados, es uno y una trinidad a la vez.
El agua es líquida, gaseosa o vaporosa, es una y una trinidad.
Juan era padre, hijo y tío, era uno y una trinidad a la misma vez.

Dios Padre envía,
Dios Hijo redime,
Dios Espíritu Santo santifica.

Adoremos por igual al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Gloria a la Primera Persona de la Santísima Trinidad,
gloria a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad,
gloria a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.
Gloria a la divina Santísima Trinidad.

Clamo a la Primera Persona
sólo a través de la Segunda Persona
en el ministerio de la Tercera Persona.

El hombre, a la imagen de Dios, es uno y una trinidad a la vez:
espíritu, alma y cuerpo.
El hombre debe ser una santa trinidad
al fiel servicio de la Santísima Trinidad.

Todo lo que es el Padre, también lo es el Hijo y el Espíritu Santo.
Los Tres sienten, piensan y actúan exactamente de la misma manera.
Nadie es mayor, mejor, o inferior.
Las Tres Personas forman un solo Dios
único, indivisible, trino, santo, verdadero y eterno.

Adoremos la trinidad de la unidad y la unidad de la trinidad.
La trinidad no es un tríptico.

En el Padre, en el Hijo y en el Espíritu Santo
habitan la plenitud de la deidad.
Tres personas de la misma y en la misma sustancia.

Dios es uno. Dios trino es uno.
Pero el Padre es el Padre, el Hijo es el Hijo
y el Espíritu Santo es el Espíritu Santo.

Gloria al Padre.
Gloria al Hijo.
Gloria al Espíritu Santo.
Gloria a la Santa Trinidad.
Gloria a Dios.

No nos sentemos cómodos hasta que la humanidad
adore a la Santísima Trinidad.

1 Pedro 1:2; Mateo 28:19; Juan 14:26

72) ETAPAS DE UN CRISTIANO

Arrepentimiento de todos los pecados,
no olvidarás ninguno.
Con un acento prosódico en los favoritos,
los nombrarás de a uno.

Entrégale tu alma a Cristo en el acto,
no te gobernarás más.
Obedecerás silente en todo,
no protestarás más.

Con el bautismo en el Espíritu Santo y fuego
aspirarás sin tretas a la santidad.
Lucharás en contra de la carne, el mundo y el diablo.
Las pruebas aceradas te acercarán a la humildad.

El libre bautismo en las aguas
es un mandato para todo convertido,
solemne inauguración de una vida nueva.
Sólo hacerlo en conciencia tiene sentido.

Todo miembro del cuerpo de Cristo
cumplirá tareas determinadas.
Las instrucciones las esperarás en el espíritu.
Así, tu gestión estará bendita y autorizada.

Predicar es ineludible en un cristiano,
la cobardía es condenación en este aspecto.
El árbol que no dé buenos frutos será leña,
un redimido sin disculpas se debe consagrar.

Representando al Hijo de Dios
un cristiano normal es autoridad.
La humanidad adorará sólo a Jesucristo.
Respiramos para hacer Su voluntad.

Ezequiel 36:25-27; Lucas 8:15; Juan 1:13

73) EL JUICIO FINAL

I

Todas las almas están en un mismo patio,
cada una espera con un número electrónico.
Irrelevante es contratar a un preeminente abogado.
Mil ingeniosas disculpas afloran cada segundo.
Desentrañaron lo que había al otro lado.

¿Qué diré, si mi defensa cumbre es una fumarola?
Cada difunto perdido cranea originalidad.
Nada se les ocurre en su último periquete.
Están sentados sobre una trágica realidad.

Notifíquenme del veredicto alegó el erudito,
también se alarmaron los poderosos.
Silencio absoluto en la confederación del placer,
hay rostros de horror en los religiosos.

Es increíble lo diferente que se ven todos,
ya no se ve esa distensión y ecuménica alegría.
Caducó el pecado, la irreverencia, el humor vulgar.
La cuenta va a ser más terrorífica de lo que parecía.

“No es como me lo enseñaron”
“yo era una oveja religiosa de primera categoría,
de dilatada y beata devoción”
“creía que la estaba haciendo de oro”.
En esta mi ópera personal gritaré:
¡exijo que el obispo me dé una explicación!

Concluyó el debate penetrante,
sólo la sentencia va quedando.
Aborrecible es hoy esa superlativa inteligencia.
Los que toleraban las ofensas a Cristo Jesús
extraviaron la lengua y esa mirada puntillosa.
Es tarde para el ayuno, para pedir clemencia.

El Juez divide a la humanidad en dos,
el lamento y el crujir de dientes es desesperante.
“Yo hubiese sido un santo de primera fila”,
¿por qué no me lo dijeron antes?
El grupo minoritario, pletórico de gozo,
es el de las ovejas fieles y perseverantes.

La inmensa mayoría se corta las venas:
“yo era un rebelde ignorante y simpático
y nunca pensé que sería halagado con el tormento”.
Me gustaría correr en un rayo hacia Cristo,
mas el terrible requisito es estar viviendo.

En guardar las leyes del evangelio puro
estaba el inimaginable y suculento secreto.
Inhospitalario e infructuoso momento para saberlo.
Los corazones limpios saltan como enfermos mentales.
No sirve de nada que ahora sea fácil entenderlo.

Sentado plácidamente en el banquillo de los acusados
es sádico intentar ser innovador o demagogo.
El video de mi vida es pasado en pantalla gigante.
Con el desmigajar de los pormenores yo me ahogo.

II

Desde este banquillo observo con fanfarria:
las andanadas de fullerías y ardides,
que me comí como un impúber meliloto;
los trescientos amigos que nunca fueron tal;
las defecciones que ni siquiera imaginé;
los talentos que no exploté, por altivo;
el cretinismo que me cubría por completo;
esa carnalidad que me tiranizó sin sobresaltos;
esa desidia que me conquistó sin disparar un tiro
y las disímiles saetas que le lancé a Dios,
desde todos los ángulos posibles, flemáticamente.

1 Corintios 6:9-10; Mateo 10:15; Mateo 23:33

74) LA FELICIDAD

El pecado es un estado,
una inmemorial nacionalidad,
república de condenación y desdichas,
un antiquísimo documento de identidad.

La felicidad es un estado,
una nueva nacionalidad,
república de purificaciones y bendiciones,
un nuevo documento de identidad.

El regocijo es posterior a las exequias
de un fallecimiento voluntario y a veces lento.
Se incluyen ciclos de arduas capacitaciones.
El nacimiento en sí en el nuevo país es violento.

A pesar de las ojeras eres un rorro.
De la lactancia pasarás al abecedario
y el crecimiento te dará satisfacciones.
El cambio en sí termina siendo revolucionario.

Esta nación posee su reglamento propio
y un Soberano con poder exclusivo y total.
Los residentes se le someten postrados.
El júbilo está encolado con la fidelidad cabal.

La dicha no es solo transmutar la mentalidad:
es ser parido por segunda vez, ahora en la patria divina.
Un buen embarazo y la atención obstétrica son vitales.
El mismo Espíritu Santo es quien te anima.

La felicidad es un estado,
una nueva nacionalidad,
república de purificaciones y bendiciones,
un nuevo documento de identidad.

Juan 7:38; Apocalipsis 7:17; Salmo 36:8

75) LA SOLUCIÓN FINAL

Ven al dulce Salvador ahora.
No lo sientes en el pasillo.

En la pesadumbre,
el orgullo debería claudicar.

De tu sima el sol no se fondea,
simplemente no llega.

El agujero es más hondo
que tu mano estirada intentando salir.

El problema no son tus problemas,
el problema eres tú, tu estado.

El descarte del arrepentimiento merma cada día más tu existencia descompaginada, que brinca displicente en el borde de ese barranco deificado por la necedad preponderante.

El destino no indemniza, sólo Jesucristo restaura.

Ven al dulce Salvador


hoy.

Marcos 1:15; Mateo 18:3; 2 Corintios 5:17

76) LOS CONTORNOS DE LA FE

La gracia de la fe,
los dogmas de la fe,
la salvación del alma es por la fe,
los preceptos y las nóminas de la fe,
todas las consecuencias infinitas de la fe,
las peleas bizarras y sobreflores de la fe,
los murallones y los titulares de la fe,
las rigurosidades de la fe,
los lagrimones densos por la fe,
los apagones y las tuercas de la fe,
los umbrales que atraviesa sólo la fe,
los machucones y los maceos de la fe,
las ondas magnéticas de la fe,
el palmarés y las tronaduras de la fe,
lo divino que es la santa fe,
los territorios emancipados por la fe,
los hormigueos y esa vida propia de la fe,
los nexos y los paisajes de la fe,
los sudatorios y las subvenciones de la fe.
Se debe vivir por y para la fe.
Deposita en Jesucristo toda tu confianza y fe.

Romanos 1:17

77) MORIR EN ÉL

Morir en estado de gracia, convertido a Jesucristo,
santificado por el Espíritu Santo, realizando buenas obras.

Morir en estado de gracia, predicando de Jesucristo,
escudriñando la Sagrada Escritura, invocando al Padre por medio del Hijo.

Morir en estado de gracia, pulverizando el paganismo y el mal,
apartándome de la religiosidad barata, cantándole sólo a Jesucristo.

Juan 8:51

78) LA SALA DE ESPERA LACERA

En la conversión a Cristo el cielo instaló en mí una semilla de victoria que aún no brota, y eso es lo que duele. La larga espera es cruzar el desierto, con agua o gracia suficiente. No me moriré de sed, ya sea que soporte o no la espera, por esa bendición. Una uña tuya remece el cosmos. La incertidumbre demuele titanes.

Mateo 13:8

79) GOLIAT NO TRIUNFARÁ JAMÁS

A mi Goliat lo veo más grande, lo agiganto yo mismo por mi notoria falta de fe. Si lo veo demasiado, me asusto. El pantano no es mi hábitat. Los ineludibles golpes duros fabrican la paciencia, ya que fueron consagrados a mi crecimiento. Al imponente Goliat lo derrotó el Gólgota: a veces se me olvida completamente. Soy un lancero llorón. Auméntame la fe y afírmala, y si es del tamaño de un grano de mostaza, te aplaudiré otra vez.

1 Samuel 17:46

80) EL PECADO FAVORITO

Ese pecado que te fascina y que a Dios enfada tanto
es el primero que caerá en la batalla de la santificación.

No le postergarás ni le esquivarás cuando te pongas la pintura de guerra, porque es el centro gravitacional de tu hiperbólica perdición.

Romanos 8:2

81) INMORTALES OTRA VEZ

En el huerto del edén el enemigo mató a la vida eterna. El hombre debía perecer, bajar al ataúd. Adán nos liquidó. Al final, el Señor asesinará la muerte, y por medio de la santa cruz la vida eterna se les ofrece a todos. Cristo nos resucitará y degustaremos su gloria.

1 Corintios 15:26

82) UNA CRIAUTURA TOTALMENTE NUEVA

La redención desvincula a la vieja criatura de la nueva, del santo que nace, de la perennidad radiante que florece. La regeneración te aperna al reino de los cielos. La vieja criatura es: el naufragio del edén, de la cual no sobrevivió un residuo de santidad; el antagonista de las plegarias y del ayuno de guerra; el ego mismo; el soldado feroz derrotado en el Gólgota.

2 Corintios 5:17

83) LOS INSUMOS DEL SENDERO DE LA FE

Por gracia, el débil se hace fuerte.
La altivez siempre es pulverizada.
La impotencia y la desesperanza son materias primas,
que la redención transforma en bríos benignos
¿Cuál es el oasis de la transfiguración?

Joel 3:10

84) EL CREADOR LO CONSIDERÓ TODO

El Espíritu produce la materia, el Espíritu es el amo de lo material y lo espiritual, el Espíritu posee un designio. El razonamiento sano percibe la presencia del Espíritu. La negación de la existencia de la materia fue el primer acto de una sátira destemplada. La realidad también la componen seres intangibles vivos. En el mundo invisible lo visible sí posee valor. La intuición es un habitante del espíritu humano y es la que abre todas las puertas místicas y es la que apretará el interruptor correcto dentro del caos. Los retoños del tiempo y el espacio nos compelen. La mente se estructura desde el interior del ser. El sentido común es una bendición del cielo.

Génesis 1:1-3

85) HAY ESPACIO PARA TODOS

No se acerca a la luz por vergüenza,
por su sarna, por su envanecimiento.
El que hoy gobierna su corazón aborrece la santa cruz,
la extensa alabanza al Creador.
Prefiere huir en un bólido fórmula uno,
con las orejas cubiertas de cemento.

Juan 3: 20

86) NO HAY OTRO NOMBRE

Jesucristo es el Salvador, el Dios con nosotros,
es el único que redimirá a la gris humanidad.
Los asnos sufren con la adoración a la Santísima Trinidad.
En ningún otro nombre se asoma la verdad.

Mateo 1:21-23


87) SOSLAYANDO LA PURIFICACIÓN CON MAESTRÍA

Este pueblo me canta en navidad, en semana santa pone cara de serafín condecorado y no renuncian a la mundanalidad ni en broma. No escudriñan la Escritura, no ayunan, no predican. Sus himnos caen en el ociosidad y su religiosidad los apaga cada minuto un poco más ¿Está calcinando el fuego de Dios tus inmundicias?

Mateo 15:7-9

88) EL CUANDO Y EL COMO

Todo lo que solicites con ayunos de fuego, con plegarias insistentes y demoledoras, con el ombligo y la nariz en el suelo, en el glorioso nombre de Cristo Jesús, lo recibirás, cuando fuere pertinente, cuando tu dura cabeza haya comprendido bien el objetivo final del reino de los cielos.

Marcos 11:24

89) SERÁN ABORRECIDOS

Insultarán al predicador callejero sincero,
calumniarán al luchador social intransigente,
repulsarán al que busque la santidad obsesivamente,
escupirán al que se desvive por una sociedad justa
y al que combate con ayunos las podredumbres y faltas.
Algunos logran negarse a sí mismo, por medio de la divina gracia.
El bienaventurado es el que guarda en sí la palabra,
el que transita por el camino angosto de pie y sonriente.
La fe es aumentada por la gracia, a petición de parte.
Renunciar a casi todo no sirve de nada
y el único que es amigo de Jesús es aquel que le obedece.

Lucas 6:46

90) SIN ARREPENTIMIENTO NO HAY NADA

Sin arrepentimiento la gracia divina no operará en ti.
De todas formas perecerá, el que no se arrepiente.
Los primeros en quemarse serán los fariseos parcos.
Con un nuevo convertido, en el cielo se inicia un baile.
La redención del alma caída es por la fe en Jesucristo.
El cristiano tibio es un don nadie, un expulsado.

Lucas 13:5

91) FARISEÍSMO CON ALTAS CALIFICACIONES

Señalando que son licenciados en teología terminaron siendo paganos exquisitos o encubridores. Creyéndose reflexivos y prudentes terminaron atados por el tabaquismo y por la minifalda de la colega casada. En nombre de la tolerancia aprobaron el matrimonio gay y las otras barbaridades que un día nos liquidarán.

Romanos 1:22

92) EL PODER DEL AMOR

En un recoveco resbaladizo conoció a Dios
y a un exreo redimido que la aduló.
Ambos se casaron sin ostentación
y ella con el beso del novio se sonrojó.

Ella ya no se para en la esquina,
él ya no se tienta con los activos del prójimo.
Ambos adoran a Jesús en espíritu y en verdad.
La santa cruz nunca a un ser decepcionó.

Romanos 5:20

93) CARACTERÍSTICAS DEL REINO

Las plegarias a Cristo sin fe carecen de lógica, una oración al Padre no es un petitorio o magia. Dios cumple sus promesas según sus propósitos. Es el enfermo el que se condena, por rechazar al médico. Las interpretaciones estrictamente racionales del evangelio extravían aún más a los arrogantes y miserables. El mensaje del Nuevo Testamento es claro y directo en aquellos que se postran ante el Padre, arrepentidos. Rechazar una oración eficaz a Jesús es insolencia pura. Cuando oro en el espíritu hablo con Dios, cuando escudriño la Escritura con amor Dios se comunica conmigo. Hasta el cavernícola más ignorante y bruto aceptaba la existencia de seres superiores. En todas las culturas hay evidencia del sentido común. El Antiguo Testamento es palabra consumada. Se requiere de una gran imaginación enfermiza para suponer que no existe un Ser Supremo. Sí, detrás de todo reloj hay un relojero creador. Dios no es el autor de las ofensas y delitos. El libre albedrío es el responsable de los desbarajustes.

Hebreos 11:6

94) LE LLAMA SE ENCENDIÓ

Salté a Cristo sin más.
Entiendo lo que creo y creo en lo que hallé.
La fe es un acto audaz y la razón ordena las piezas
y no hay bipolaridad alguna.

1 Pedro 5:6

95) ESTAMOS MAS NO SOMOS

El cristiano reside en el mundo, en la orilla del barro,
entre paganos manufacturados e irreverentes diestros,
entre fariseos distinguidos y disolutos rigurosos.
El testimonio hace la diferencia,
por eso esa humilde parroquia no es una farsa.

1 Juan 2:15

96) PLEGARIA DE FUEGO

Padre, haz de mi alma un siervo del Redentor.
Que mi espíritu se extravíe dentro del Espíritu Santo,
que mi carne se someta a los designios de mi alma redimida,
que lucha, bajo la sublime gracia,
por convertirse en una esclava de Cristo.
Lo que yo deseo sea trasvasijado a Su voluntad.
Que siempre prevalezca el anhelo del Padre.
Nada poseo, todo lo mío le pertenece.
Hoy falleceré.

El Señor pretende que yo muera, voluntariamente.
Sin muerte no hay resurrección ni gloria.
Nada quedará en mí, de mí.
Hoy expiraré en sus brazos.

Santiago 5:16

97) EL ATAÚD ES EL ÚLTIMO ESCALÓN

El perdonado examina su tumba y ríe,
el necio se angustia con su funeral.
El cementerio separa a los vivos de los muertos.
El que cree en Cristo jamás morirá.
El sepulcro pone a cada alma en su lugar.

Juan 11:25




Fin del libro “Catecismo del pacto”


De la antología y blog: “Las sotanas de Satán”



Cristiano de Cristo
twitter.com/evangelico_soy